Fez y su región

Fez y su región

Fez y su región

Fez, ciudad de las mil y una noches, capital histórica, espiritual y cultural de Marruecos, es una parada obligada para los amantes de la cultura, la historia y la arquitectura árabe.

Ubicada en un valle en las estribaciones del Atlas Medio, Fez, prestigiosa casa de la civilización musulmana y cuna de la cultura bereber y de los árabes de Andalucía, fascina con su rica historia y su arquitectura hispanomusulmana, su medina medieval de Fez el-Bali, la belleza de sus monumentos y el esplendor de sus mansiones. Fundada a finales del siglo VIII por Idriss II, esta ciudad milenaria es una de las ciudades más antiguas del Islam. Conocida en el pasado como la “Atenas de África”, Fez fue, desde su nacimiento, descrita y amada por poetas, historiadores y columnistas del mundo entero tales como Ibn Jaldún, León el Africano… y ha acogido a muchos sabios de Andalucía.

La influencia intelectual de su universidad coránica, su famosa mezquita Quaraouiyne, sus edificios inspirados del arte árabe-andaluz hacen de ella, con el tiempo, el centro religioso y cultural del Reino de Marruecos.

Sus monumentos, paredes, el ambiente medieval de sus calles estrechas y tortuosas, mezquitas, palacios, fondouks y madrazas (escuelas islámicas) que han ido apareciendo a lo largo de doce siglos de historia, compiten entre sí por la belleza de sus ornamentos: madera y bronces tallados, azulejos, moucharabiehs, columnas y yeso esculpido. Son testigos del genio y la experiencia de sus creadores – talentosos artesanos del Este y Andalucía

Declarada como ” Patrimonio Universal de la Humanidad ‘por la UNESCO desde 1981, esta “ciudad museo” ha conservado sus tradiciones a lo largo del tiempo (universidad, madrazas, artesanía, …) mientras se convertía en una ciudad moderna y turística muy activa, con sus palacios, hoteles, riads, casas de huéspedes, campos de golf, restaurantes, spas, entretenimiento y espectáculos … ahora es una parada obligada para los amantes de la historia y la arquitectura hispanomusulmana.

HISTORIA:

Las dinastías se sucedieron en Fez, dejando atrás palacios suntuosos, mezquitas, madrazas y jardines… Es así que Fez se fue rápidamente convirtiendo en el centro espiritual y cultural de Marruecos.

A finales del siglo VII, huyendo de la hegemonía de los abasíes de Bagdad, Idriss I, descendiente del profeta Mahoma, se refugió entre los bereberes del centro de Marruecos. Con el apoyo de muchas tribus que le proclamaron rey de Marruecos. Fundó en el año 789 dC su capital, en la orilla derecha del Oued Al Jawahir (más tarde Oued Fez). Tras su muerte, su hijo Idriss II, completo el trabajo en la orilla izquierda del Oued y decidió establecer la sede de la dinastía en Fez en 809. Esta ciudad se convirtió en la primera ciudad islámica, que albergo unos años más tarde, cientos de refugiados políticos de Andalucía, y precisamente de Córdoba. Esta población se ha reforzado con la llegada de los Judios de Andalucía y, siete años más tarde, 300 familias de artesanos y comerciantes de la ciudad de Kairouan (Túnez). Fes el Bali se basaba en la famosa mezquita de Quaraouyine y múltiples herencias religiosas, culturales y arquitectónicas. Bajo el reino de los Almorávides, incluido el de Youssef Ben Tachfine, Fes experimento un auge artístico e intelectual marcado por la construcción en 1096 del Colegio de pacientes almorávides, es una madraza equipada con una biblioteca, y la reapertura de la ruta de oro del Sahara. A mediados del siglo XII, el sultán almohade Abd el-Moumem, se apodero de la ciudad, que en aquel entonces era “el lugar de encuentro de viajeros de todos los países.”

Sus habitantes comerciaban con España, el Magreb central, Oriente e incluso con algunos países cristianos. La ciudad próspera. En 1250, Fez se convierte en la capital del imperio Mérini durante dos siglos. El prestigio de Fez alcanzó su pico con los Merinís. Los soberanos Merinis construyeron una nueva ciudad que fue la sede de su poder y la nombraron a Al-Medina Al-Bayda (Ciudad Blanca). Otro nombre “Fes Jdid” le fue dado en lugar de “Fez el-Bali.” introdujeron también la nueva institución oficial que la madraza con el fin de difundir la doctrina Maliki y formar un cuerpo de funcionarios para la justicia, la administración y el Estado. Por último, enriquecieron la ciudad con nuevos monumentos: fondouks, fuentes, baños, hornos, molinos, puentes, etc.

Fez tendrá su apogeo a principios del siglo XIV. En la segunda mitad del siglo XV, Fez está afectada por los disturbios que prevalecen en el Reino y que marcaron el fin de los merinís. Ese malestar se caracterizo por la aparición de la nueva dinastía Beni Wattas en 1471 con la llegada de los musulmanes y los Judios expulsados ​​de España en 1492 e, indirectamente, con la llegada de los portugueses en los puertos del Atlántico. En 1666. Moulay Rachid restablece el orden, impulsa el comercio y elige de nuevo Fez como capital. Después de un largo período de agitación en la primera mitad del siglo XVIII, la ciudad recuperó su calma y su prestigio.

Compitiendo con la actividad económica creciente en Casablanca en el siglo XIX, Fez supo mantener su carácter espiritual, intelectual y comercial.

El Reino Idrissi

Después de la muerte del profeta Mahoma en el año 632, interminable guerras se sucedieron y marcaron la historia del Islam. Actor de esta guerra fratricida, Idris bin Abdullah, descendiente de Fátima y Ali (hija y yerno del Profeta Mohama) se levantó en armas contra los abasíes de Bagdad. Para escapar de las represalias sangrientas del califa Harun al-Rashid, Idriss encontró refugio en Marruecos, y precisamente en Volubilis.

Las tribus bereberes de la región, recientemente islamizadas, fueron seducidas por este hombre piadoso y erudito que designaron como su líder e imán ( en 788). Esta alianza fue sellada por el matrimonio de Idriss con una princesa Berber Lalla Kenza. Haroun, furioso de aprender la creación de este reino independiente, enveneno Idriss I en 791. Su hijo Idriss II, es reconocido como nuevo Sherif (título dado a los descendientes del profeta Mahoma) en 809; la primera dinastía marroquí nació. Idriss II continúa la obra de su padre. Aumentó su autoridad sobre nuevas áreas y desarrollo en su reino de un estado organizado donde se promueve a Fez como capital que acoge muchos inmigrantes de Córdoba y Kairouan que harán de la ciudad un lugar de alto nivel intelectual y espiritual. Idriss II murió en 828. Dejó diez hijos que van a cuestionar su labor de unificación.

Aunque debilitados por las guerras de sucesión incesantes, los idrisíes fueron proclamados, a principios del siglo XI, califas de Córdoba. Pero la fragmentación de España provoca su decadencia y su desaparición en 1055, fecha de la toma de cuando la decisión Sijilmassa por conquistadores reformistas, los almorávides.

Visitas

Dar un paseo en la medina, incluido por los mismos habitantes de Fez, requiere recordar la sucesión de las diversas puertas.

Fes el Bali (Medina) una ciudad más allá del tiempo

Ciudad medieval fundada en 809 por los Idrisi, “Fes el Bali” es la cuna de la cultura bereber y árabe andaluz y el corazón histórico de la ciudad y de Marruecos. Tiene hoy en día, con sus barrios, sus zocos, mezquitas, madrazas y sus edificios, un patrimonio único. Para descubrir Fez el Bali, hay varias rutas. Le recomendamos descubrir la historia de esta ciudad a través de tres grandes puertas: Bab Boujloud, Bab El Ftouh o Bab El Guissa

Los Babs

Bab Boujeloud

Construida en el siglo XII por los almohades, Bab Boujloud es una de las más bellas puertas de la Medina de Fez, con sus azulejos azules y verdes y madera de cedro y estuco tallado… Restaurada en 1912, la puerta conduce al barrio del mismo nombre y de allí se puede acceder a la madraza Bou Inania y la mezquita Sidi Lazaz.

Bab Ftouh

Esta puerta de la ciudad fue construida por el segundo hijo del Emir Zenete, Dounas, en el lugar de una puerta más antigua. Fue reconstruida durante el reino de Sidi Mohammed ben Abdallah, en la mitad del siglo XVIII.

Las madrazas

La Mezquita Karaouine: Esta es la más grande Madraza. Fundada en el siglo IX, es la universidad más antigua de la historia de Marruecos, donde se codeaban cerca de 300 estudiantes que seguían cursos impartidos por profesores de reconocido prestigio en el momento en diferentes disciplinas como el notariado, la justicia, la gramática, la teología, la ley coránica, etc… Desde el siglo X, la Universidad cuenta con una biblioteca que contiene más de 30.000 volúmenes (incluyendo 10.000 manuscritos). También alberga un manuscrito del Corán del siglo IX, un manuscrito de Ibn Rushd. (Averroes) que data de 1320 y otro de la Muqqadima ofrecido por el propio Ibn Jaldún.

La Madraza Bouanania: Se trata de la escuela teológica más visitada por los turistas en Fez. Construida en el siglo XIV por el sultán Abou El Hassan de la dinastía meriní; esta madraza se caracteriza por su minarete, sus azulejos de cerámica vidriada y la belleza de su techo de madera de cedro tallado. En frente de la madraza, se puede descubrir el reloj Bouanania que data de 1357. La madraza abre sus puertas todos los días de 8:30 a 12:00 (excepto los viernes a las 11:00) por las mañanas y de las 2:30 a 6: 30 por las tardes. Se cobra la entrada.

La Madraza Charratine: Este monumento fue construido en 1670 bajo el reinado del primer sultán alauí Moulay Rachid. Esta madraza que albergaba alojamientos destinados a los estudiantes y profesores que no son originalmente de Fes, se distingue por su sencillez y sobriedad. También es diferente de otras madrazas meriníes del siglo XIV. Se componía de 125 células repartidas en tres plantas a lo largo de galerías protegidas de la vista por moucharabiehs que podía albergar hasta 300 estudiantes de la universitad Al Quaraouine.

La Madraza Attarine: Situada frente de la Mezquita Al Quaraouine y cerca del Zoco Attarine (los comerciantes de especias), fue construida en el siglo XIV por los Merinis durante el reinado del sultán Abu Said (entre 1323 y 1325). Diseñado para acoger a sesenta estudiantes, la madraza es considerada por los historiadores como la más fina de las escuelas coránicas en el mundo musulmán, en particular debido a su hermosa arquitectura, mosaicos, techo de cedro, puertas y la caligrafía. La madraza fue restaurada varias veces y está abierta todos los días de las 8:30 a las 12 (mañanas) y de las 2:30 a las 6:30 (tardes). Se cobra la entrada.

La Madraza Seffarine fue construida por el sultán meriní Abu Youssef en 1280 en un estilo tradicional a la orilla de Oued Fes en la Place Seffarine.

La madraza Misbahiya, construida por orden del sultán meriní Abu El Hassan en 1346. Muy cerca se encuentra el fondouk Tsetaoui “de Tetuán”, que data del siglo XIV y fue utilizada para albergar a los estudiantes universitarios de la Quaraouiyine procedentes de Tetuán.

La Place Seffarine: (los obreros del cobre) también proporciona acceso a la rica biblioteca de la Universidad de la Quaraouiyine. Desde la plaza Seffarine se puede ir a la calle de los tintoreros, donde podrá encontrar puestos donde todavía se puede teñir madejas de lana y algodón en grandes calderos, callejón que conduce al puente Sidi el Aouad y al barrio andaluz.

La Madraza Sahrij: Esta escuela coránica fue construida en el barrio andaluz de la medina, entre 1321 y 1323 por el príncipe El Hassan Abu Ali durante el reinado de los Mérinis. También sirvió como alojamiento para los estudiantes de la universidad Quaraouiyine. Brillante y colorida, esta casa contiene una cuenca dedicada a la ablución. En el edificio se respira una atmósfera de calma y serenidad; sentimientos que acaban alcanzando poco a poco los visitantes al descubrir el edificio.

Mezquitas y zawiyas

La Zaouia de Moulay Idriss: Es el santuario más antiguo de Fez. Alberga la tumba de Moulay Idriss II, fundador de la ciudad de Fez y de la dinastía de los Idrissis. Está abierto todo el año para los visitantes y los musulmanes, una vez al año se organiza, en septiembre, un moussem en honor al patron de la ciudad. La Zaouia se encuentra junto con la mezquita de Moulay Idriss II, entre la plaza Nejjarine y el zoco Attarine.

La mezquita Karaouyine: Construida en el año 857 en el barrio de Qaraouiyine, fue habitada en su momento por los refugiados de Kairouan que emigraron de Túnez y se instalaron en la orilla del Oued Fes en el siglo IX. Construida bajo idrisís por Fatima Al Fihri, hija de un rico comerciante de Kairouan, se convirtió en el año 933 en la mezquita principal de la ciudad.

La Mezquita de Andalucía: Construida en 245 (859-860) en el barrio andaluz en la parte de “Adouat Al Andalous” por Meryem el Fihriya, hermana de Fatima al-Fihri, y la hija de un notable de Kairouan, la mezquita, que fue que un modesto oratorio, ha sufrido varias transformaciones a lo largo de los siglos. En 956, se le añadieron un minarete, copiado de su rival la mezquita Quaraouiyine. Entre 1203 y 1207, fue reconstruida casi por completo el período almohade, y a continuación, fue enriquecida con una fuente (1306) y una biblioteca. Se le accede por las curtidurías Chouaara o Bab Fetouh. Desde la mezquita Andalous, se puede acceder al mausoleo de Sidi Bou Ghaleb.

La Mezquita de Sidi Ali Boughaleb: Este gran santo era originario de an. Muchas familias van allí para la circuncisión de sus hijos. También se celebra cada año allí un moussem donde se encuentran sus seguidores.

La Zaouia de la Mezquita de Sidi Ahmed Tijani: fundada por el cheikh sufí Sidi Ahmed Tijani (en el año 1150 de la hégira, correspondiente a 1737- 1738) en el barrio de Blida de la Medina de Fez veinte años después del establecimiento de la Tariqat Tiyaniyya, es una de las más famosas y más eclécticas zawiyas de la historia de África y del Magreb. Los adeptos de esta Tarika de cuarenta países se reúnen anualmente en Fez. La Zawiya y la mezquita están cerca de la Qaraouiyine. De estilo simple, la zaouia Tijania donde están enterrados los restos del cheikh Sufí, ha sido restaurada en varias ocasiones incluyendo en 1302, 1307 y 1316, así como en 1999 y en el 2006. Caminando por la calle Talaa Kebira, se puede descubrir la casa de Ibn khaldoun, un famoso historiador, sociólogo y filósofo árabe.

La Mzara de Moulay Idriss: Flanqueada por un pequeño minarete y situada al lado de la mezquita Cherabliyine es sagrada para los seguidores de la Zaouia de Moulay Idriss. Según la leyenda, Moulay Idriss después de dedicarse un momento de descanso en este lugar, decidido fundir allí la ciudad. Fue restaurada bajo los Saadis en el siglo XVI.

La mezquita Chrabliyène fue fundada en el siglo XIX por el sultán Meriní Abu el Hassan y restaurada por el sultán Mulay Sliman entre el 1793 y 1823, está hoy en día cerrada por motivo de su restauración

Los fondouks

Situados a lo largo de las principales calles de la Medina (Talaa Kibira, Talaa Sghira, Ras Cherratine, Nejjarine, Sefah) cerca de las grandes puertas (Boujloud Bab, bab el guissa, bab Ftouh). Los más famosos de ellos son:

Fonduk de los pellejeros: Puede encontrar allí pieles de oveja de secado antes de someterse al proceso de curtido. Es un edificio cuadrado, cuyo patio abierto está rodeado por una galería sostenida por pilares de ladrillo, en la que se abren habitaciones para almacenar todo tipo de mercancías o para la práctica de diferentes actividades de artesanía.

Fondouk Nejjarine: Este Foudouk albergaba antiguamente los extranjeros que visitaban la ciudad. En la planta baja, decoradas con moucharabiehs, las galerías divididas en células para los animales. Arriba, los huéspedes se alojaban en habitaciones. El edificio, que data según los historiadores del siglo XVIII, fue completamente restaurado por la Fundación Karim Lamrani. El fondouk alberga hoy en día el Museo de Artes y Oficios de madera. Está abierto todos los días de las 10 a las 5:30. Se cobra entrada.

Fondouk Staounienne: Construido en el siglo XVII cerca de la mezquita Quaraouiyine, alberga ahora almacenes y talleres de artesanía.

Los museos

El museo del palacio Batha: Este museo tiene muchos tesoros de Fez, incluyendo una colección de cerámica hecha en la tradición más pura del arte Fassi, las monedas de las dinastías, alfombras y joyas de Atlas Medio, así como muchas piezas arqueológicas hispanomusulmanas que datan del siglo IX.

En el siglo XVIII, este antiguo palacio construido por el 1er soberano alauita, Moulay el Hassan (1874-1894), se convirtió en un museo por decreto real en 1915. El museo está ubicado a 5 minutos de Bab Boujloud. Está abierto todos los días excepto los martes de 9:30 a las 12 y de 2:30 a las 6:00. Se cobra la entrada.

Los zocos

El universo de los zocos incluye varios tipos de comercios y artesanía repartidos según el sector de actividad. De La Talaa Kébira van las calles que conducen a antiguos fondouks atendidos por artesanos. De allí se puede descubrir el “Souk Attarine” mercado de las especias “, el “Souk de henna” donde se venden plantas que se usan para el tinte y el cuidado del cabello y las manos así como el kohl que es un maquillaje aplicado alrededor de los ojos y el ghassoul utilizado para lavar el cabello.

Las kissarias

Es el lugar donde se agrupan las tiendas de bienes valiosos, sedas, caftanes, joyas… Fez es también conocida por la calidad de sus productos de seda y sus bordados en hilo de oro…

Otros monumentos a visitar

  • El Borj Sur: Este bastión fue construido por esclavos cristianos bajo el reinado del sultán Ahmed el Mansour Eddahbi (1578-1603).

  • Las Tumbas Merinis: La mayor parte de la tumbas merinis datan del siglo XIV. La mayoría están en ruinas y ofrecen un primer plano romántico a una de las mejores vistas de Fez.

  • El Palacio Dar Batha está situado en las afueras de Fez el Bali y Fez Jdid. Alberga el Museo de Artes y Tradiciones de Fez. Fue edificado por Moulay Al Hassan y Mulay Abdelaziz. Instaladas en once salas, las colecciones están organizadas por tema: El arte del libro, la cerámica, el cobre, la madera, tejidos y bordados, artes rurales, una colección de puertas, los árboles genealógicos de las dinastías de Marruecos, el arte de los azulejos así como las artes religiosas y funerarias.

  • El Barrio de los Curtidores: Llamado Chouara, este barrio es uno de los lugares más espectaculares. Las curtidurías han sido establecidas desde la Edad Media cerca del Oued Fez, que proporciona agua para el tratamiento de la piel.

  • El Borj Norte: Este bastión contemporáneo del Borj Sur alberga el Museo de Armas. Estas se presentan en orden cronológico, desde la piedra tallada hasta el canon, en once salas. Esta abierto todos los días excepto los martes de las 9:00 a la 1:00. Se cobra entrada.

Fez Jdid…Tras las huellas de los Merinis

Construida en 1276 por Mérinis, “Fez la Nueva” o “Fez Jdid” fue la capital de Marruecos durante siglos, hasta que los franceses establecieron el gobierno en Rabat.

El barrio cuenta con varios monumentos, como:

  • El Palacio Real: Fue construido por los alauitas en el siglo XIII. Se abre sobre una amplia explanada hecha en 1968, el palacio fue ampliado y restaurado varias veces bajo la dinastía alauita, en un estilo morisco más refinado. Sus puertas monumentales son una visita obligada.

  • Bab Dekakène: data del siglo 14, el ” la puerta del Tribunal ” es una impresionante entrada fortificada de jdid Fez. se llama así porque es allí donde se juzgaba, se ahorcaba y a veces incluso se empalaba a los criminales para que sirva de en advertencia a los futuros delincuentes.

  • Bab Semarine: Se trata de una puerta alta con múltiples arcos reconstruida en 1924, que es la verdadera entrada al barrio de Fez Jdid. En el interior, podrá descubrir casas de estilo diferente, hecho común en Fez, y una sucesión de tiendas que ofrecen una amplia variedad de telas para tapicería, telas para djellabas y caftanes …

  • El Mellah: El Mellah se considera el barrio más antigua de los Judios que huyeron de la Inquisición española. Fue establecido en 1438 según los historiadores en la antigua kasbah de arqueros sirios del Sultan a principios del siglo XIII. Abandonado por las familias judías de Fez que emigraron, el Mellah es hoy habitado por familias musulmanas. Pero sigue conservando la arquitectura y las huellas de las familias judías que vivían allí y que lo mantuvieron animado durante siglos.

  • La Sinagoga Danán: Este lugar de culto fue construido a finales del siglo XVII. Era propiedad de una familia de rabinos los Danán, cuyo linaje fassie se remonta a finales del siglo XIV. Esta es una de las joyas de la cultura judía en Marruecos.

  • Le Petit Mechouar: Rodeado de altos muros, este edificio sha sido fundado en parte por encima del Oued Fes. Precede a la antigua entrada monumental de Dar El Makhzen, Bab Dekkakene .A la derecha, a través de un pasaje en la pared, alcanzamos a unos 150 metros una gran noria construida en 1287 por los andaluces.

  • La mezquita Moulay Abdellah: Esta mezquita lleva el nombre de su fundador (siglo XVIII). Incluye un santuario, una madraza y una necrópolis. Su minarete, de 25 metros de altura, está decorado con franjas verticales de cerámica verde y rematado con cuatro bolas. La necrópolis fue construida por Sidi Mohamed Ben Abderrahman en el siglo XIX. Aquí es donde están enterrados varios reyes de la dinastía alauita actual: Moulay Abdellah (1732 1757), Moulay Youssef (1912-1927) y donde fueron trasladados los restos de Moulay Hafid en 1936 y Moulay Abdelaziz en 1942.

El Antiguo Méchouar

Esta es la puerta de los siete: Se trata de los siete hermanos de Moulay Abdallah que ocuparon sucesivamente el trono en el siglo XVIII. Esta antigua plaza está dominada por las altas paredes de Bab Al Makina, fundada en 1886: es una fábrica de armas establecida por una misión italiana por iniciativa del sultán Moulay Hassan. Ahora restaurada, sirve como sala de conciertos y de conferencias, especialmente durante el Festival de Músicas Sagradas del Mundo. En el fondo del Antiguo Méchouar, se encuentra Bab Segma que sólo conserva la torre de la vieja puerta Mérini que data de 1315.

Fez … La nueva ciudad

La nueva ciudad de Fez se destaca por varios barrios que recuerdan el estilo art déco y su armonía.

La ciudad moderna de Fez: Con sus amplias avenidas y bulevares, sus edificios y entretenimiento, la ciudad moderna de Fez se parece a las demás ciudades de Marruecos, o incluso a las ciudades europeas.

Tiene muchos barrios edificados bajo el protectorado francés que destacan por su estilo art-déco. Alrededor de la plaza de Florencia y de las avenidas de Mohammed V, Hassan II y Mohammed Esslaoui, se instalan la mayoría de las administraciones, bancos y oficinas de turismo.

La ciudad moderna también tiene varios barrios nuevos que atraen tanto a los residentes como a tiendas, servicios y otras actividades económicas. Cuenta desde hace unos pocos años con un plan urbanístico con el fin de asegurar su armonía.

Fez, ciudad de saber, de arte y de cultura

Cuando Idriss II dio la primera palada de tierra en 808, para la construcción de Fez, dijo, levantando los brazos al cielo, “Dios, permita que esta ciudad se convierta en la casa de las ciencias y del conocimiento religioso…”. Y por lo que fue a través de los siglos hasta nuestros días.

Pasaron por Fez: La ciudad era el paso obligado para las figuras históricas y hombres de ciencia y de letras que recibieron y repartieron el saber y que hicieron de la ciudad un centro intelectual entre los más importantes del Occidente musulmán.

Ibn Rushd Averoes (Filósofo: 1126- 1198): Averroes es el nombre bajo el cual se conoce en Occidente el famoso filósofo sabio medieval Ibn Rushd arabo español de expresión árabe. Autor de los famosos comentarios sobre Aristóteles, desarrolló una exégesis crítica del método del libro coránico permitiendo así relativizar su lectura literal con el fin de profundizar aún más la comprensión de los textos de la revelación. Su lectura iluminada no dejo lugar a lo que hoy se llama el fundamentalismo y el integrismo que afectó a las mentes cegadas.

Abu Arabi (Filósofo 1165- 1240)

Abu Bakr Mohammed Muhyi-al-din, filósofo, teólogo y poeta místico, nacido en Murcia en España en 1165 y murió en 1240 en Damasco (Siria). Recibió una educación coránica tradicional y manifiesto con bastante rapidez una vocación mística que lo llevó a dedicarse a Dios a través del sufismo y se le convertirá en una figura dominante del mismo. La influencia del sufismo sobre la teología musulmana será cada vez más importante gracias a la obra de Ibn Arabi. Habrá escrito más de ciento cincuenta obras. Sólo una decena de ellas están disponibles hoy en día. A los sesenta se trasladó a Damasco donde escribió la mayor parte de la obra conservada. Sus teorías, su visión de Dios y el mundo marcan el Islam y orientaron no sólo la mística sufí, sino toda la filosofía musulmana.

Ibn Jaldún (1331-1406 sociólogo)

Uno de los más grandes historiadores del mundo árabe-musulmán, que fue uno de los primeros teóricos de la historia de las civilizaciones. Es a menudo reconocido como el padre de la sociología moderna.

Maimónides (Filósofo 1135-1204) De su nombre hebreo Moshe Ben Maimónides, se considera uno de los modelos más grandes del pensamiento judío musulmán por haber conciliado la tradición, la revelación, la filosofía y la ciencia. Siendo español y escribiendo en árabe, Maimónides simboliza a la Andalucía medieval musulmana donde reinaba una gran efervescencia intelectual y una cierta armonía entre los miembros de las tres religiones del Libro, que convivían durante varios siglos. Sus obras se siguen estudiando no sólo por los estudiantes e intelectuales del mundo judío, para los que fueron diseñados principalmente, pero también por los pensadores musulmanes y cristianos.

Colette – (Periodista francesa 1873-1954) Sidonie Gabrielle Colette nació en Saint-Sauveur- en-Puisaye (Borgoña) en enero de 1873. Viene de una familia humilde, su padre le transmitió su pasión por la literatura. Colette no duda en viajar a Marruecos, enviada por Paris-Soir para relatar, en 1938, el juicio de Oum El Hassan propietario de una casa de prostitución acusado de asesinar a prostitutas. En 1945, Colette fue elegida miembro de la Academia Goncourt. Murió en París en agosto de 1954.

Pierre Loti (1850-1923 escritor Francés)

Julien Viaud de su verdadero nombre, era oficial de la marina, un gran viajero y sobretodo un novelista. En la historia personal de sus viajes en la embajada en Fez, en la primavera de 1889, Pierre Loti representa a la Atenas africana con el genio de un pintor orientalista. Desde la extraordinaria acogida que le ofreció el Sultan Hassan Moulay hasta el espectáculo prohibido de las terrazas y reservado para las mujeres, es necesario que la luz brille sobre las ruinas con el fin de seducir el famoso viajero que dijo que la mitad de su alma era árabe. Pierre Loti, el eterno nostálgico y el viajero empedernido, nos cuenta su viaje a Marruecos entre abril y mayo de 1889. El propósito de su viaje era acompañar el Ministro Patenôtre en su misión diplomática ante el soberano de Marruecos, en su capital Fez (Fez), verdadera ciudad santa en el momento. Loti, por tanto, nos dice en detalle sus aventuras que lo llevaron de Tánger a Fez y Mekinez (Méknès). Se centro principalmente en la naturaleza de este país, dándonos magníficas descripciones del paisaje por el que pasa y en la cultura de los marroquíes, que es un pueblo muy heteróclita (bereberes, árabes, Judíos,…) muy apegado a sus tradiciones, y deliberadamente deja de lado los asuntos políticos que lo llevaron a este viaje.

Fez Ciudad de arte

La música andaluza es el resultado del cruce entre la música árabe, la música Afro-bereber y la música practicada en la Península Ibérica en el momento en que, en el año 711, durante el reinado de los Omeyas (661-750), Ziad Tarik Ibnu conquistó la Península Ibérica para celebrar la gloria del Islam. Este arte enriquecerá con posterioridad los folclores españoles y dará a luz particularmente al flamenco. Es un repertorio lírico e instrumental transmitido durante siglos que confirma la oralidad por la conjunción de la teoría modal de los Tubu y de un sistema particular de patrones rítmicos. Representa la música clásica profana. Es bajo el nombre de Tarab Al-Ala, o simplemente al ALA,que el repertorio clásico de las Nubas marroquíes se conocerá hasta la difusión de las obras de orientalistas que adoptan, términos tales como “música andaluza-marroquí ” “La música árabe-andaluza-marroquí”, “música andaluza del Magreb ” o “música hispano-musulmána.” El profesor Mohammed El Fassi tomara una decisión en esta cuestión señalando que el término de “música andaluza” es inadecuado, porque niega a los marroquíes su contribución a la aparición y el desarrollo de los Nuba, mientras que el repertorio actual les debe muchísimo. Por lo tanto era necesario dedicar el antiguo nombre de al-Ala que el pueblo utilizaba en oposición a sama. Por lo tanto, los términos de al Ala, Tarab al- Ala, Andaloussi para enfatizar el carácter histórico de la génesis y desarrollo del estilo andaluz, fassiya (originario de Fez) o tetouanniyya (originario de Tetuán), sólo se utilizan en el lenguaje coloquial, mientras que los trabajos académicos y los manuscritos hablan de “música andalouza- marroquí”, “música árabe-andaluza marroquí,” de Tubu o de Nuba.

La Nouba Marroquí: la Nouba es una forma de lamúsica árabe-andaluza. Se compone de una suite cantada e instrumentada de diversos poemas intercalados con música instrumental libre o medida. El conjunto está precedido por uno o dos introducciones instrumentales. La Nouba es cantada al unísono por los instrumentistas en heterofonía, es decir, por el entrelazamiento de las voces. Yuxtapone una serie de movimientos (cinco en Marruecos) que no son todos necesariamente interpretados en una sola ejecución. Cada uno adopta un patrón rítmico en particular y la tendencia se va acelerándose poco a poco. La Nouba se basa en el concepto de la moda que se llama tab’ (carácter). Él es el que ofrece a la Nuba su coherencia y su identidad. Un modo único la dirige, pero también se pueden añadir modos secundarios, discretos y en pequeñas cantidades. Nunca hay modulaciones abruptas. Pero, en realidad, no hay una interpretación estándar de cada Nuba. varían en función de las escuelas y de los profesionales.

Canciones y músicas populares bereberes: Los bereberes son los habitantes originales de Marruecos. Vivian principalmente en la parte montañosa del Rif y del Atlas de Marruecos

Los Aïssawas: Es una hermandad que se encuentra principalmente en la región de Fez y Meknes.

La hermandad de Aïssawas fue fundada en el siglo XVI por Sidi Mohammed Ben Aïssa también llamado El Sheikh Kamel. Se cuenta que a su muerte en 1526, uno de sus discípulos era tan alterado que entro en trance y rasgó su ropa y su cuerpo. En este estado, se fue hasta devorar una oveja y una cabra crudas.

Esta leyenda es el origen de dos prácticas fundamentales de la hermandad: la Hadra (práctica colectiva de trance) y la Frissa particular a los Aïssawas.

El moussem más importante de los Aïssawas se lleva a cabo anualmente en Meknes cerca del santuario del Cheikh Al Kamel, con motivo de la celebración del nacimiento del profeta Mahoma. Los Aïssawas van también visitando las casas bajo la solicitud de las familias: la lila (noche) es una fiesta animada por los cantos y hadra, con motivo de la celebración de un acontecimiento feliz, o para invocar la baraka del Sheik al Kamel, o para resolver problemas difíciles. Durante la “Hadra” el nombre de Dios (Allah) se invoca en las oraciones sin descanso hasta tomar el cuerpo y la mente, de este estado surge el trance.

Las canciones sufíes:

Los sufis han desarrollado dos ceremonias que unen la música a su búsqueda espiritual:

“El Samaa” (Audición) Ceremonia compuesta por oraciones, música y baile que permite el acceso al estado de gracia y de éxtasis. Su música es sobre todo cantada, la parte instrumental es mucho menor. El concierto se lleva a cabo bajo la guía de un maestro espiritual, el cheikh, y el cante se ejecuta únicamente por el “quawal” elegido por la belleza de su voz. Los fieles escuchan este concierto, sentados y se dejan llevar gradualmente por el trance. Los instrumentos utilizados son el tambor de marco y la flauta oblicua. Con el tiempo, se han utilizado otros instrumentos. Esencialmente vocal, se trata ante todo cantar suras del Corán y versos de poesía. El ritmo y la medida de estos versos llevan al trance.

“El dikr” (plural ladkar) es una oración que puede ser comparada con una letanía, el nombre de Dios se repite sin descanso hasta tomar el cuerpo y la mente, lo que lleva a un estado de trance y aniquilación de la consciencia. La práctica del dikr conlleva dos aspectos principales: uno que es solitario y otro que es colectivo, este último siendo relacionado con la música y la danza. Su práctica es diferente del samaa en la medida en la que toda la asamblea está tomada por un trance. El dikr también está dirigido por un líder espiritual, el Sheikh, que son adyacentes a quien se juntan los cantantes. Las oraciones son cantadas y retomadas en coro por la asamblea. Se acompañan de forma rápida de un movimiento de busto de atrás para adelante, este movimiento trae un aumento del ritmo de la canción hasta llevar al estado de trance. El trance aquí es de un nivel elevado común. El dikr también tiene un papel importante en todas las etapas de la vida agrícola: el arado, la cosecha, el trillado, sino también el trabajo de la lana. La invocación repetida del nombre de Dios es para evitar efectos adversos en cultivos como el granizo, las heladas, el viento demasiado fuerte. Las canciones, cantadas tanto por los hombres que por las mujeres, son una mezcla de árabe y bereber. Ellos o ellas se reúnan en sesiones en las que se repiten los versos cuyo número es fijado por la tradición.

La artesanía Fassi:

La artesanía ha sido siempre el buque insignia de la actividad económica de la ciudad. Está íntimamente ligada a la historia de la ciudad. La artesanía se rige por corporaciones de trabajadores ejerciendo el mismo trabajo. Funciona de acuerdo a una jerarquía bien definida que regula la formación del artesano y asegura la calidad del producto. Los artesanos que se dedican a la misma actividad se agrupan en Fez por barrios designados con el nombre de la especialidad: Barrio de dabbaghines (curtidores), nejjarrines (carpinteros) …Los oficios artesanales que aún hacen la notoriedad de Fez son la joyería, el trabajo de la madera , la alfarería y la cerámica, el cuero, la encuadernación, trabajo del bronce y el bordado. La ciudad de Fez es también famosa por el tejido de alfombras y la fabricación de azulejos. Por otra parte, los oficios tradicionales han contribuido a hacer de Fez un polo de radiación artística, confirmada por la inscripción del sitio Idrissi como patrimonio mundial reconocido por la UNESCO.

La Cerámica de Fez: evoca la historia cultural de Fez. Moldeada por las manos expertas de los maestros artesanos, la cerámica de Fez tiene varias funcionalidades; tarros, potes y jarras para la conservación de alimentos sólidos o líquidos, platos planos y cuencos para la presentación de la comida, lámparas de aceite para la iluminación y quemadores de incienso para las fragancias. Ya sea de color azul o polícroma la cerámica de Fez con sus motivos decorativos es un verdadero placer para los ojos. Además de los productos expuestos en los museos y centros de artesanía, la colección privada que contiene 120 piezas de cerámica esmaltada del siglo XVIII hasta el siglo XX, que pertenecen a la fundación Omar Benjelloun, merece la pena el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

'